Publicado el 3 comentarios

Conociendo a Pedrarias

Puedo adivinar los dos puntos principales por los cuales recuerdan a Pedrarias:

  1. Fundó Panamá la Vieja el 15 de agosto de 1519.
  2. Decapitó a Vasco Núñez de Balboa

Ese es el resumen que nos han dejado en la memoria los siglos sobre un personaje que se apoderó de nuestro Istmo por varios años.

Pedrarias nació alrededor del año de 1440, esto quiere decir que cuando vino a Panamá en 1514, tenía 74 años aproximadamente.  Su escogencia no fue improvisada, ya que pertenecía junto a su mujer Isabel de Boballida y Peñaloza a la Corte Real. 

Procedía de una familia de Judíos conversos.  Su padre fue nombraron por Enrique IV, hermanastro de la reina Isabel la Católica, como Tesorero Real y cuando muere, Pedrarias hereda este magno cargo.

En 1492 participa en la lucha y toma de Granada, en la expulsión de los Moros y también en la guerra de Portugal y Francia.  Tenía  formación militar.  Pero uno de sus mayores activos era la influencia de su mujer en la Corte.  Decían que “después de la Reina, la Bobadilla.” Pedrarias era de buen vestir, famoso por ser galán, pero fuerte y decidido.

En aquellos tiempos las intrigas y cizañas estaban a flor de piel y es que la historia de la conquista de América revolucionó sentimientos y egos.  Cristóbal Colón abrió una caja de pandora y los exploradores, lejos de las miradas de los Reyes, mostraban su peor rostro.  Todos querían ser los dueños del botín que habían encontrado.  Las tierras, el oro y las  civilizaciones, significaban   gran poder y riquezas.  

Era finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII, quiere decir que cuando se hizo la fundación de  Nuestra señora de la Asunción de Panamá,  había pasado aproximadamente 27 años desde que Colón piso tierra en América. Todos esos años dieron tiempo a varios exploradores para armar sus flotas, preparar a sus herederos, ver si realmente era cierto eso de los nuevos Territorios de Ultramar.  Eran demasiadas aventuras  tentadoras, tantas que Vasco Núñez de Balboa se mete en un barril para viajar como polizón en una expedición hacia el golfo de Urabá en Darién. 

Vamos a imaginar por un momento aquel 29 de septiembre de 1513, día de San Miguel Arcángel.  Balboa bajó desde la cordillera de Chucunaque, después de la lucha con el cacique Carecúa, quien muere en la batalla junto a gran parte de su tribu.  La marea estaba baja, Balboa y  un  grupo de exploradores que lo acompañaban, incluyendo Frailes Dominicos, esperaron a que el mar se acercara, la marea estaba baja y lo que urgía era probar el agua a ver si estaba salada.  Un nuevo mar representaba la pieza del gran rompecabezas de las conquistas. Otra ruta hacia las Islas Moluco (Eurasia), porque aún pensaban que estaban el Las Indias.

Pedrarias llegó al Istmo de Panamá en 1514, como gobernador de Castilla de Oro.  Fue el primer colonizador autorizado formalmente por la Corona. Los historiadores cuentan que le pagaban 60mil Maravedíes por cada fundación.  Hice la conversión de esta antigua moneda, en los años 80 un Maravedí tenía el valor de 50 centavos y en la actualidad cerca de $1.00.  Pedrarias siempre media sus pasos.  Encarceló a Vasco Núñez en una celda de madera atrás de su casa y lo liberó cuando este aceptó casarse con su hija María, que estaba en un convento en España.   Al hacer esto Balboa renunciaba a títulos, pero él pensaba que una vez liberado seguiría con su empresa de exploraciones en el nuevo Mar.   Nada de esto valió para que Pedrarias le hiciera un juicio injusto por traición.  Después de   decapitarlo, Pedrarias tomó posesión del Mar del Sur.  Sabemos que nada aplacó la fama de Balboa, su estatua enarbola la avenida “Balboa”, la moneda se llama “Balboa” y hasta una cerveza también le hace el honor.

Muchos fueron los abusos y arbitrariedades cometidas por Pedrarias, le llamaban “La ira de Dios.” En  1516 Gonzalo Fernández de Oviedo, que había viajado en 1514 junto a Pedrarias a Panamá, regresa a España y lo acusa ante la corona.  Entonces la corona nombra a Lope de Sosa como  reemplazo de Pedrarias y nuevo gobernador de Castilla de Oro.  Sin Embargo, de Sosa enfermó en el viaje y murió en 1520 llegando al puerto de Santa María del Darién.  Entonces Pedrarias siguió en su cargo.

Nos guste o no a Pedrarias le debemos  fundaciones de ciudades importantes como y Nuestra Señora de la Asunción 1519, Nombre de Dios ,1520 y  Natá, 1522, que era el granero del pueblo.  Él cumplió con sus objetivos entre los cuales pidió animales de trabajo, que no existían en Panamá.  Los Caballos, mulas, vacas y hasta puercos, llegaron cuatro meses antes de la fundación de Nuestra señora de la Asunción, los mandaron a Natá, lugar donde se reprodujeron las primeras cabezas de ganado.

Una vez fundada la ciudad y descubierto nuevos territorios como Nicaragua,  se dan cuenta que este territorio no era las Indias y todas las miradas se vuelcan a explorar las tierras que son hoy Centro América.  La influyente mujer de Pedrarias pide a la Corte que su esposo  sea nombrado como Gobernador de Nicaragua.  A donde emigra y abandona  Panamá para siempre. 

Pero en 1526 decapitó por traición, en León, Nicaragua, a Francisco Hernández de Córdoba, conquistador español y fundador de Granada y León en Nicaragua. Pedrarias muere en 1531 y en el año 2000 su restos fueron encontrados en el presbiterio de la iglesia de la Merced de la ciudad de León,  junto a los de Francisco Hernández de Córdoba.  Se sabía que eran los restos de Córdoba porque le faltaba la cabeza.  Los restos de Francisco Hernández de Córdoba fueron conmemorados con 21 cañonazos y los restos de Pedrarias fueron sepultados a los pies del conquistador cuya moneda de Nicaragua lleva su nombre, Córdoba.

Don Pedro Arias nos dejó una trilogía urbana que fue la base fundamental para exploraciones y  la ruta transístmica que gozamos hoy.  Surgen en mí sentimientos encontrados entre lo bueno y lo malo del personaje, pero debemos entender que en aquellas épocas, esos hombres estaban en territorio inhóspito, lejos de sus hogares y con la ley en sus manos, una ley donde matar era privilegio de todos. 

Hace poco escuché a un chico hablar sobre la estatua de Balboa. Recriminaba el  genocidio y robo que sufrieron nuestros pueblos originarios en manos de los colonizadores. Es válido prestar atención a las nuevas generaciones y entender un poco su enojo. Saber que hay leyendas negras gracias a la pluma de escribanos que plasmaron su rabia por conveniencia, pero también una realidad histórica que no podemos negar. Pienso que debemos hacer una revisión de nuestros héroes nacionales en los tiempos de las Colonias para balancear la carga de honor que no le hemos dado y poder hacer justicia en la historia.

¿Ustedes qué opinan sobre Pedrarias?  ¿Hizo lo que debía hacer en su tiempo? ¿Fue cruel y usó su poder para matar a Vasco Núñez, entre otros? Creo que nos merecemos este momento de juicio para expresar nuestros pensamientos, ya sean en pro o en contra de este gran personaje.

Thatiana Pretelt

La espía de historias

Fuentes:

Sociedad Economía y Cultura Material, Historia Urbana de Panamá la Vieja

Alfredo Castillero Calvo

Judaizantes en Panamá Colonial

Alberto Osorio

Panamá la Vieja

Juan B Sosa

Vasco Nuñez de Balboa

Luis Blas Aritio

Nueva Historia General de Panamá

Alfredo Castillero Calvo

Publicado el 10 comentarios

DE ESPALDA A LA HISTORIA

Cada vez que leo libros de historiadores panameños y extranjeros tengo sentimientos encontrados al ver algunos datos importantes que no conocía.

Por ejemplo:

 “En 1671, el pirata Morgan y su garulilla no entraron a la ciudad de Panamá La Vieja por El Puente del Rey, sino por el Fortín de la Natividad. Esta entrada queda hoy por la vía Cincuentenario”

“La construcción del Puente del Rey, construido con madera en 1619, fue ordenada por el Rey Felipe III. Pero él nunca vino a Panamá, por lo tanto jamás cruzó el puente.” 

“Pedo Arias Dávila (Pedrarias), recibía de la Corona Española 600,000 maravedíes por fundar una ciudad. Hoy un maravedí vale aproximadamente un Euro.”   

“En el siglo XVI, el Camino de Cruces se construye porque el Camino Real era muy angosto para pasar y más largo para llegar a la ciudad de Panamá.”

“En el siglo XVII, la nueva ciudad de Panamá en el Sitio de Ancón solo contaba con 300 solares para construir casas, iglesias, conventos y edificios gubernamentales.”

“El puerto de Perico existe desde el siglo XVI.”

“Vasco Nuñez de Balboa baja a un golfo en el Darién el 29 de septiembre de 1513 y por ser el día de San Miguel Arcángel bautiza el golfo como Golfo de San Miguel.”

“En el siglo XIX el Ferrocarril de Panamá fue el primer ferrocarril transístmico en el continente.”

“Ferdinand de Lesseps el gran francés, quien estaba al mando de la construcción del Canal Francés en el siglo XIX, no era ingeniero, era un diplomático audaz que usó sus relaciones con gente de poder para construir el Canal de Suez.”

“Gustave Eiffel, constructor de la torre Eiffel, fue escogido para realizar a última hora las esclusas para el Canal Francés. Ya era demasiado tarde porque la banca rota los había alcanzado.”

“William C. Gorgas, Jefe de Sanidad en la construcción del Canal de Panamá, tuvo que luchar para que aprobaran el presupuesto para la campaña que erradicaría el Mosquito transmisor de la malaria y fiebre amarilla en el Istmo, ya que el gobierno de los Estados Unidos no creía que fuera un prioridad.”

Varias preguntas pasan por mi mente: ¿esto me lo enseñaron en la escuela?  ¿no presté atención? ¿no he leído lo suficiente? o ¿no he investigado como debe ser? porque la historia de nuestro país está escrita desde hace muchos años.  ¿Qué pasa con la necesidad de nosotros los panameños por conocer y enseñar nuestra historia? 

Al escribir mis novelas La piedra de la isla 1 y 2, abrí una puerta secreta  (imaginariamente) y me vi en una habitación con libros, fotos y documentos sobre la historia de Panamá.  Lo increíble es que cada vez que los publico en mis redes sociales mi comunidad reacciona como si hubiéramos encontrado el Dorado y los entiendo porque yo también reaccioné igual al leerlos.

En algunas escuelas panameñas, el 15 de abril hay una costumbre: disfrazarse, hacer teatro e interpretar la rabia de Don Chema cuando los gringos no le pagaron el pedazo de sandía. Así conmemoramos el día del Incidente de la Tajada de La Sandía.  Eso toma unas horas, después no lo recordamos hasta el próximo año y lo que es peor, no nos quedan ganas de ir a averiguar ¿qué pasó con Don Chema y los Yankees? ¿cómo acabó aquel asunto? ¿Sabían que Panamá fue culpado por este incidente y que el gobierno tuvo que pagar a Estados Unidos una especie de indemnización? A puesto que tampoco sabían que “supuestamente” un grupo de artesanos y gente del pueblo estaba planeando un levantamiento. Sí, el Incidente de la Tajada de la Sandía fue el clamor de un pueblo hastiado por los abusos. Un dato más, había un Texas Ranger que mandaron a buscar para poner orden en la línea del Ferrocarril. Ante su palabra las leyes de la policía del Istmo no valían. Randolph Runnels, el Texas Ranger, ejecutó a muchos según su ley y la mayoría eran personas de la etnia negra. Yo sé que varios están leyendo esto y pensando que  sí lo saben, pero es que no hablo de 10 o 100, ni siquiera de 1000 personas, hablo de generaciones enteras que hemos vivido de espalda a la historia.

A veces pienso que con la llegada de los españoles traspasamos la responsabilidad de escribir nuestra historia a los cronistas y escribanos de la época.    Sin embargo, en el siglo XIX, resurgen pensadores y políticos como Justo Arosemena que nos dieron lecciones de democracia y luchas en cada uno de sus escritos.  También los poetas y afanados escritores del barrio de Santa Ana, quienes con sus letras repudian un sistema en donde las masas eran castigadas hasta por tener tiempo de ocio.  Luego pasamos al siglo XX y se pone peor la situación.  Con un país partido por la mitad nos da amnesia histórica. Unos cuantos tienen que salir a rasgarse las vestiduras por nuestra Patria y lo más triste es que pocas décadas después, solo el nombre de Ascanio Arosemena es el que retumba por ahí en una canción.

En la historia de Panamá hay muertos que no hemos llorado y triunfos de luchas importantes que no hemos celebrado.  Si tan solo bailáramos la historia como se “tuerquea” “el regaetton” este país sería una nación brillante con generaciones de plumas inmaculadas y vocabulario extenso. Pero no es así, porque no estamos sembrando el conocimiento de nuestra historia. Hay generaciones muertas que no se enteraron que la leyenda del Altar de Oro es falsa. Sí, eso que mudaron el tesoro a la Iglesia de San José en el Casco Viejo y lo pintaron de negro para protegerlo es solo una leyenda irreal. En nuestras mentes la historia se ha convertido en un trasto añejo tirado en la esquina de algún pulguero que no vale la pena voltear a mirar.

En otros lugares de este planeta veneran la sabiduría de los siglos en los altares de planes educativos con libros hermosos llenos de datos interesantes bien narrados. De esta manera educan a las siguientes generaciones a amar su origen. Mientras nosotros tristemente la desperdiciamos destruyendo barrios enteros llenos de historia y comprando textos escolares plagados de párrafos tediosos y aburridos que se enseñan a punta de memoria para cumplir con el requisito de una calificación. ¿Será algo psicológico? ¿por qué la mayoría de los panameños vivimos de espalda a nuestra historia?  ¿quién nos sembró un borrador ingrato en nuestras cabezas?

Mi labor es ardua y todos los días me lleno de fuerzas para salir en las redes sociales y contarles la historia con pasión y amor.  Adornando los hechos con narraciones desveladas y preparando micro series con mis propios recursos económicos.  Pero tengo la esperanza de poder algún día ver los famosos “Tik Toks” que tanto disfrutamos, con un fragmento de Chimbobó o dramatizando el momento histórico de Don Chema, para hacer justicia a los .05 centavos que la historia le debe.  ¿Es un sueño? tal vez. Sin embargo, estoy segura que si miramos de frente  la historia de nuestro país, nacerá un amor que transformará el traste viejo en una pieza lustrosa y su gratitud nos hará viajar en el tiempo para encontrar gloriosas razones que darán un sentido sagrado cuando nos llamen panameños.

Con cariño

Thatiana Pretelt

Escritora panameña

La Espía de Historia

Publicado el 10 comentarios

LAS PANDEMIAS Y EL MUNDO

He tratado de escribir varias veces sobre este tema, pero los sentimientos encontrados no me dejaban y es que en este momento todos estamos muy sensitivos.  Sin embargo, conocer y analizar  las pandemias que han pasado por el mundo es importante y nos ayuda  a entender lo que hoy estamos viviendo.

Cada pandemia a través de los siglos  ha sido catalogada “un castigo de Dios.” Entonces yo me pregunto ¿qué clase de culpas y conciencia tenemos, ya que  siempre llamamos a todo lo malo que nos pasa “un castigo divino”?

Debemos entender  que el convivio entre los seres humanos ha traído muchas formas de intercambiar culturas y conocimientos, pero también enfermedades que han desatado pandemias, en donde el mundo ha sido obligado a reinventarse.  Aquí surgen varias preguntas ¿Qué ha causado estas pandemias? ¿Qué circunstancias y consecuencias nos ha dejado el paso de las muertes masivas más terribles? ¿Realmente nos hemos reinventado?

LA PLAGA DE JUSTINIANO

La primera pandemia  ocurrió en el siglo VI en Constantinopla y fue la peste llamada la plaga de Justiniano, haciendo alusión al último emperador del Imperio Romano o el Imperio Bizantino, quien también estuvo a punto de morir.  La medicina de aquel tiempo se basaba en remedios naturales.  No tenían idea lo que estaba ocurriendo y  el terror  de ver a las víctimas causó  discriminación y acusaciones.  Cuando la plaga llegó a Roma, el papa Gregorio Magno organizó una procesión de miles de personas, de seguro el virus aprovechó para extenderse.

La peste mataba entre 5 y 10mil personas diarias.  Ellos se referían a la enfermedad como una enfermedad diabólica.

Los habitantes cruzaban las calles cacareando como gallinas o ladrando como perros; los niños merodeaban entre las tumbas, gritándose y mordiéndose unos a otros, profiriendo gemidos que sonaban como trompetas, y no recordaban el camino de vuelta a su casa…”

Los muertos superaron a los vivos y esto descalabró la economía. El 40% de los habitantes murió y varios territorios conquistados fueron perdidos.  Al debilitarse el Imperio Bizantino, se desarrollaron los reinos bárbaros de Europa.

En  el 2012 unos investigadores alemanes exhumaron algunos cuerpos en el cementerio de Aschheim, en Baviera, enterrados desde  el año 570 y se dieron cuenta que la bacteria que los mató fue la Yersinia Pestis.  La misma que despertó varios siglos más adelante y causó la peste negra.

LA PESTE NEGRA

En 1630 Los cronistas describían  un brote de la peste negra de esta manera:

“Confusión de los muertos, de los moribundos, del mal y de los gritos, los aullidos, o el espanto, el dolor, las angustias, los miedos, la crueldad, los robos, los gestos de desesperación, las lágrimas, las llamadas, la pobreza, la miseria, el hambre, la sed, la soledad, las cárceles, las amenazas, los castigos, los lanzaretos, los ungüentos, las operaciones, los bubones, los carbuncos, las sospechas, los desmayos.”

La bacteria despertó y azotó gran parte del territorio europeo.  La palabra peste y plaga era usada  para referirse a alguna calamidad, sobre todo aquellas epidemias que producían gran mortandad. Esta peste fue la más mortífera de todas.

Era una zoonosis, que quiere  decir, una enfermedad transmitida por los animales.

Este bacilo provenía de las  pulgas y otros parásitos de las ratas grises y negras, que al convivir con la gente los contagiaba.

Su nombre “Peste Negra” era causado por la manifestación de pústulas de sangre, hemorragias cutáneas de color negro azulado. La epidemia apareció en China, donde había un foco endémico y viajó hacia  Europa a través de la ruta de la seda.  Se  calcula que la Peste Negra mató alrededor del 30% de la población europea.  Reportaban enterramientos de más de quinientos cuerpos diarios.

Las personas se contagiaban hablando. El cuerpo se sentía dislocado por el dolor, después nacía en la pierna o en el brazo un granito en forma de una lenteja. Esta penetraba  el cuerpo que se veía lleno de puntos de sangre. Las expectoraciones duraban tres días continuos.

Era una enfermedad muy contagiosa, creó un ambiente de temor y de tensión. Algunos se encomendaron a Dios pensando que era un castigo. Otros decían que eran víctima de  envenenamiento por parte de los judíos.  Había mucha ignorancia en la Época Medieval  y esto  los llevó a cometer grandes errores, no solo en el tratamiento de la enfermedad, sino también en los medios para prevenir el contagio.

No tenían idea qué causaba la peste.  Ni se imaginaban que las ratas domésticas eran sus transmisoras.  Pero lo más importante: no se llevaron a cabo las medidas de sanidad que se debían. (¿Les suena conocido?)

Una de las teorías acusaba a los judíos. En esa época había  hostilidad hacia ellos, ya que se habían transformado en el chivo expiatorio, culpándolos de envenenar los pozos o de traer la epidemia en sus equipajes contaminado. Esto generó un ambiente de intolerancia.  Las culpas individuales hablaban de lo ocurrido en Sodoma y Gomorra. La peste puso fin a comportamientos escandalosos y muchos la consideraron como el final de una crisis moral.

Los Astrólogos opinaban que la peste había sido provocada  por la unión de Saturno, Júpiter y Marte, bajo el signo húmedo de Acuario en el año 1345. Además, antes de la conjunción hubo un eclipse de sol y otro de luna. Según los astrólogos, dicha conjunción iba a traer mortandad y desastres, mientras que el influjo de Marte provocaba la pestilencia.

Hubo una teoría que decía que la peste se contagiaba con la mirada.  Los médicos portaban unas máscaras en forma de pájaros, con esencias aromáticas para evitar los aires podridos que se pensaba era la causa de la enfermedad.  Visitaban a los enfermos y los examinaban  guardando mayor distancia posible, los roseaban con vinagre y aceites perfumados.  Los sacerdotes daban la comunión usando largas espátulas para entregar la hostia. Los cementerios estaban abarrotados y se dice que los cuerpos se apilaban por montones cubriéndolos de cal.

Había fosas inmensas donde se metían a centenares  de  cadáveres. Varios historiadores cuentan que la cantidad de muertes dio una solución a la sobre población.

Las  consecuencias socioeconómicas azotaron a Europa.  La mano de obra disminuyó y afectó a varios sectores como  la agricultura, manufacturas, comercio, etc. Hubo una inflación de el 30% en algunos productos.

Con esta peste muchas personas emigraron a las ciudades y el campo quedó despoblado.

La educación también se vio afectada por la cantidad de maestros que murieron.

Otras personas viendo que no había cura para este mal se entregaron a la vida de vicios y esto incrementó la promiscuidad, los crímenes y los sacrilegios.  De hecho las prácticas supersticiosas entre el satanismo y brujería también aumentaron.

La peste aterrorizó a todos sin importar su posición económica.  Infinidades de personas vieron como morían sus vecinos, sus seres queridos, hasta sus enemigos.

“Sufriendo unos la enfermedad, otros el miedo, se ven enfrentados, a cada paso, bien a la muerte, bien al peligro. Los que ayer enterraban hoy son enterrados, y a veces encima de los muertos que ellos habían sepultado en la víspera.”

La desconfianza hacia los demás reinó.  Cualquiera podía ser contagioso y muchos fueron dejados a su suerte y discriminados por la sociedad.  La población europea pasó de 80 millones a 30 millones.

LA  VIRUELA

La tercera pandemia fue la viruela. Este virus está en la tierra desde hace 10mil años, pero  los colonizadores  se encargaron de traerlo al nuevo mundo.  Los pueblos originarios de América no tenían defensas para esta enfermedad entonces fueron afectados terriblemente. 

Un dato curioso es el  compositor Wolfang Amadeus Mozart enfermó de viruela en 1767, a los  11 años de edad. Como todos los enfermos de viruela, corrió un grave peligro de morir pero sobrevivió a la enfermedad.

Millones de personas quedaron desfiguradas por la viruela.  Gracias a Dios, a finales del siglo 18 y principio del siglo 19, el inglés Edward Jenner descubre la vacuna contra la Viruela.  Se calcula que el virus acabó con 300 millones de personas, pero en 1980 la OMS declara erradicada la enfermedad.

Hay teorías que el virus  no fue destruido y puede estar conservado en alguna parte del mundo.

LA GRIPE ESPAÑOLA

Después de las guerras también aparecen pestes y enfermedades.  Es posible que los que no murieron en la guerra, mueran a causa de las epidemias y pandemias que esta deja.  Así sucedió con la gripe española en 1918, la cuarta pandemia, en los últimos meses de la Primera Guerra Mundial.

Pero resulta que la gripe no empezó en España, empezó en  marzo, en Estados Unidos, Kansas. Un soldado presenta sintomas y días después varios más se encontraban infectados. En abril las tropas estadounidenses desembarcan en Europa llevando con ellos el virus.  De esta manera el virus viajó rápidamente.  Se dice que las personas salían de sus casas en las mañanas a su vida cotidiana y morían en las calles.  Las víctimas se asfixiaban con su propio fluido de sangre ya que los pulmones colapsaban.

Se le llamó gripe española porque España fue  un país neutral en la guerra y permitía hablar libremente sobre la enfermedad, cosa que no pasaba en los demás países en donde se escondieron datos importantes sobre la misma.  Murieron entre 20 y 80millones de personas.

LA GRIPE ASIÁTICA

La peste número cinco, fue la gripe asiática. Virus de la gripe A (H2N2). Como ya el mundo había sido azotado por la gripe española, la OMS cada año creaba una vacuna para contrarrestar la mutación del virus y esto ayudó a que no murieran más personas en esta pandemia.  La misma cobró un millón de vidas.

LA GRIPE DE HONG KONG

La peste número seis, viene de Asia también y es la gripe de Hong Kong, muy parecida a la gripe asiática cobra en 1968 más de un millón de vidas

VIH

La peste número siete es el Virus de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH)

Esta peste causó terror porque en 1981 sacó a relucir la discriminación y rechazo a una parte de la sociedad,  culpando a los homosexuales de ser los causantes del virus.  Teoría totalmente falsa.

EL virus se cree es origen animal y se transmite por los fluidos del cuerpo.  El VIH en sí no es letal, es lo que hace en el sistema inmunológico dejándolo al desnudo ante otras miles de enfermedades.  Este virus ha causado la muerte de más de 25 millones de personas en el mundo.

En cada uno de los capítulos de la historia, medidos por pandemias, la higiene, los animales, los complejos y Dios siempre han estado involucrados.  Desde la edad media las costumbres higiénicas hicieron que se desataran estas pandemias.  Aún hoy a más de un milenio de la plaga de Justiniano, la higiene sigue siendo punto importante.  Las pulgas y las ratas fueron causantes de la peste, pero estamos en el 2020 y vemos como “una sopa de murciélago” tiene al mundo de cabeza.

Las generaciones que habitamos la Tierra en este momento jamás pensamos vivir lo que hoy está pasando, digno de una película de Hollywood. Pero  ¿Realmente nos hemos reinventado?

Creo que la lección que la historia quiere darnos ha sido mal interpretada en todos los tiempos y los descendientes  de las pandemias están dormidos en algún laboratorio bajo el poder humano, esperando el momento 0 para despertar y poner al mundo de rodillas.

¿O será que  ya está pasando?

FUENTES:  BBC – NATIONAL GEOGRAPHIC

Publicado el 6 comentarios

La Espía de Historias

¿Muchas veces me he preguntado qué soy? ¿Por qué me tocó vivir este momento de la historia?  Desde muy pequeña podía mirar las fotografías antiguas, era como si ellas me estuvieran dando mensajes, pero no lo entendía.  Por más que trataba de descifrar ese sentimiento extraño, no conseguía saber qué era.  Admito que he pasado parte de mi vida sin encajar en esta época.  Velando tiempos añejos que no viví.  Expresarlo de esta manera me daba vergüenza porque tenía miedo, así como he tenido muchos miedos en toda mi vida.  Miedo al rechazo, miedo a ser rara, miedo a no ser suficiente.  Mi mejor autodefensa fue el silencio, callé todas las ocurrencias que pasaban por mi mente. 

Desde muy pequeña aprendí lo que era la soledad.  Mi madre trabajaba mucho y a mi padre casi no lo veía.  No tengo hermanos por parte de madre y toda mi gran familia se quedó en Chiriquí.  Entonces desde muy pequeña meditaba sobre lo que me decían, -“tienes un Ángel de la guarda muy grande.”  En mi mente empezaba a dar el rostro a ese Ángel, quien parecía frente a mí, diciéndome, -“Somos dos y tenemos turno de trabajo.  Yo te atiendo de 5 de la mañana a 6 de la tarde y mi compañero que le gusta estar despierto te atiende toda la noche. 

Recuerdo que una vez fui a Costa Rica con mi madre, creo que tenía 5 años y en pleno camino el auto se averió.  Uno de los Ángeles, vestido como yo, con pantalón corto, t shirt y medias de deporte a la rodilla y zapatillas, pero con alas se bajó.  Miraba detenidamente al hombre que revisaba el carro y luego se subía para explicarme lo que pasaba: – “no te preocupes, el daño es serio, pero llamé a Alan el ángel que se encarga de los temas vehiculares.  Es mejor que venga para no pasar aquí la noche y ponerte en peligro.”  Cuando llegó Alan, el otro Ángel comenzó a hablar Groserías:  -“carajo pero es que estos chiricanos no saben nada de carros. Yo también tengo cosas que hacer para venir a atender esta vaina. -¡cállate que la niña se va asustar y nos pagan para atenderla bien! -tanta gente del carajo y han depositado a esta chiquilla con los más boboletos.  -¿oye qué te pasa? -a mi nada, pregúntale al mogo que no da con el daño del carro.  Solo le está haciendo ojitos a la mamá de tu clienta.” Yo me asomaba y veía al conductor hablar con mi madre que en ese tiempo tenía unos 30 años.

“-Ayúdanos porque no quiero pasar la noche aquí, menos con Thatiana, recuerda que ella debe llegar lejos” -¿a dónde me van a llevar? Los Ángeles se miraban y hacían gestos como si no hablara con ellos. -“tú tranquila mi niña, estamos empezando este camino vamos a llegar bien y este viaje aburrido y horroroso se va a acabar pronto.”  -así fue, el auto se arregló y llegamos a nuestro destino antes del anochecer, ah y fue un viaje bien aburrido.  Cuando hubo cambio de Ángeles me atreví a preguntar si eso que sentía dentro de mi era normal.  El Ángel acomodaba sus alas y se recostaba en mi almohada. -“bueno la verdad no lo es, pero no es nada de qué preocuparse.  Es normal no encajar, es normal sentirse así de otra era, pero cuando pasen los años comprenderás mejor.  Solo siente y todos esos registros en tu mente se convertirán en historias, historias   que algún día vas a contar.” 

Mi madre y yo nos mudado a la capital en busca de una mejor educación para mí.  Extrañaba mucho a mi familia.  Mi madre trabajaba en un hospital, vivíamos con una doña amargada que me regañaba en las noches por no querer dormir con la luz apagada.  Un día hice mi maleta, me puse el abriguito que me había regalado mi abuela  y me salí de aquella casa espantosa.  Esperé a mi mamá en la entrada del edificio toda la noche.  Tenía miedo, pero el Ángel me acompañaba, tratando de convencerme que volviera a la casa.  Entonces me dijo:  -“Tienes que acostumbrarte al miedo, vamos   a mirarlo a los ojos y de tanto verlo se volverá tu amigo.” 

El tiempo pasó y creo que la terrible adolescencia, cambió los ángeles por amigos y experiencias.  Han pasado más de 30 años, muchos más, y cada palabra de mis Ángeles de la guarda se han convertido en realidad.  Una de las últimas preguntas que les hice fue si pertenecía a esta época.  Uno de ellos contestó: – “Tú perteneces a la época que tu corazón dicte, vívela y deslumbra al mundo.”  Ese día me despedí de Lita y de Natividad.  Nunca más los he visto, pero en su honor dos de los personajes  principales de mis novelas llevan su nombre…Esta historia continuará.